·

Browse By

Nuevo restaurante Casa Guinart con aires andaluces en el mercado de la Boquería de Barcelona. Diseño de Dissenya2

Pedro A. Scattarella, de Estudio Disenya2 Arquitectura, ha sido el responsable del nuevo diseño del bar restaurant Casa Guinart, ubicado en el histórico mercado de la Boquería, en Barcelona. Un negocio familiar de más de 100 años que respira aires del sur. Según explica Pedro A. Scattarella, Este restaurante tiene dos sectores claramente definidos: la planta baja y la primera planta. La planta baja tiene como característica que tiene acceso desde LAS RAMBLAS, desde LA BOQUERÍA y desde el pasillo que comunica la ramblas con el mercado. La idea fue convertir este restaurant en un típico puesto de comida característico en estos mercados. Los accesos fueron diseñados de tal manera que se puedan abrir de par en par. Una vez abiertos, no existe el adentro y el afuera del local. La entrada principal, desde las ramblas, se compone de una puerta corredera que una vez abierta se esconde dentro de la pared. El frontal de la barra sirve como fachada y sobre esta colocamos una ventana guillotina. Cuando este acceso esta todo abierto lo único que aparece es la barra abierta a centímetros de la acera. En los meses de más frío, se pueden cerrar todos los acceso y este local se convierte en un local cerrado dando ese plus de confort que no ofrecen los puestos de mercado. La barra, como si fuera la escalera de acceso de la biblioteca Laurenciana, ocupa gran parte de la planta y sólo deja espacio para un pasillo para los comensales y una pequeña contra barra. Se pensó en una barra para comer, grande, cómoda, que funcione ergonómicamente bien para los clientes. Es por eso que también se escogieron taburetes con respaldo. La barra está construida en madera (la misa utilizada como pavimento en planta alta) y el sobre es de mármol macael. Esta barra se acomoda a las necesidades de distribución interior. Su forma viene como resultado del espacio que se necesita para montar la cocina, las neveras, la cafetera, el espacio para cortar Jamón, etc. En el sobre se encuentra los expositores de materia prima fresca, las cuales están al alcance de la mano del cocinero que prepara en el acto y a la vista del cliente. Acompañando la forma de la barra, y sobre esta, diseñamos unas mueble expositor hacia el exterior y como almacén para el interior (es común en esta clase de paradas de mercado el utilizar hasta el último centímetro cuadrado) Esta fabricado en hierro fundido. Este material va apareciendo en todo el local dándole ese aire andaluz que envuelve al local. Este mueble sirve también como estructura de los dos barriles de cerveza que proveen a los grifos de cerveza de todo el local. La cocina vista esta ubicada de manera tal que se vea en primera persona tanto desde dentro del local como desde la ramblas. Para reforzar este aire andaluz elegimos como materiales de terminación: Las paredes están estucadas y envejecidas, toba manual colocada en espigatum para el suelo, mármol blanco para el sobre de la barra. La iluminación esta dada por lámparas de hierro fundido de fabricación manual traídas de Andalucía. En la planta alta se encuentra el salón. Aquí se cambia radicalmente la forma de utilizar el local. Este es un salón al uso. Cuatro mesas (compuestas por dos tramos de unos 40 x 180 cm) para 6 personas están repartidas por el mismo. Inspirado en las bodegas antiguas, este salón esta dominado por un mueble almacén fabricado en obra. La parte alta, con puertas, se utiliza para almacenar los vinos para vender, mientras que la parte baja es meramente decorativa. Se guarda stock de botellas de cava. Los barriles de roble, esenciales en toda bodega están colocados en el techo. Son barriles reciclados y modificados según su uso: techo, lámpara o difusor de aire acondicionado. Estos barriles, también traídos de Andalucía, estaban ya en desuso, envejecidos por el tiempo y el uso, sólo se tuvieron que cortar por la mitad y colgarlos del techo por medio de una estructura diseñada especialmente. Todo esto convierte a este salón en un lugar muy acogedor y relajado, donde abundan los detalles de diseño en todos lados, el cliente se entretiene descubriéndolos según mire para un lado u otro. Y, al ser un restaurante, aprovecha la posibilidad de brindar un lugar que contrasta con el bullicio y movimiento de la planta baja y el mercado en general. Fuente: Dissenya2 Arquitectura Leer más noticias relacionadas con Dissenya2 publicadas en Infurma Visitar la web de Disenya2 Arquitectura Visitar la web de Casa Guinart
Share this: