·

Browse By

Sandra Tarruella diseña el nuevo Bar Tomate en México D.F.

La última aventura empresarial del Grupo Tragaluz y sus socios mexicanos se sitúa en la Ciudad de México, en el céntrico barrio comercial de Polanco. Este nuevo restaurante, diseñado por Sandra Tarruella y Ricard Trench, parte de la premisa de exportar el éxito de otros restaurantes del Grupo creando una atmósfera fresca y agradable que invite a quedarse y disfrutar del lugar y la selección de los platos de éxito del grupo. SandraTarruella interioristas nos explica el proyecto, El estado original del local escondía toda la estructura y la altura real del espacio. La intención principal de este proyecto fue descubrir todas las posibilidades de la arquitectura. El primer paso fue extraer todos los falsos techos, revestimientos y mobiliario fijo , dejando el local en su esqueleto. El resultado fue una nave diáfana en forma de L de unos 500 m2 , con muros de ladrillo, una altura de cinco metros y unas vigas de hierro espectaculares y de gran interés estético. A partir de aquí , surgió la idea clara de mantener y potenciar todo lo que nos habíamos encontrado. Para empezar, la distribución se llevó a cabo en dos niveles de altura que ayudaban a zonificar el espacio sin crear divisiones. La zona situada junto a la luz natural se elevó con un peldaño , para dar más protagonismo y diferenciar dos espacios, de una manera visual. Este peldaño sirve a su vez de banco/asiento en todo su perímetro. El otro punto importante a la hora de pensar la distribución fue la estantería de hierro central. Es uno de los grandes protagonistas del espacio , el núcleo central , a partir del cual se genera , gran parte de la circulación del restaurante. Representa además , a nivel funcional ,el almacén a la vista de los productos, una gran bodega de vinos y parte importante de la preparación de los platos fríos, ensaladas y pizzas. Todo esto, unido al gran juego de materiales como; el hierro de su estructura, cueros naturales , las maderas y lacados de los fondos y las lámparas con luz puntual , dan como resultado un conjunto rico , que actúa como fondo del espacio. Otro aspecto importante en la distribución, es la barra central. Situada en medio del local , y separada de la terraza ,aunque unida a su vez mediante una obertura para pase de camareros, conforma el eje neurálgico del restaurante , alrededor del cual se puede comer sentado, tomar una copa o simplemente esperar para ser atendido. Esta combinación de funciones alrededor de la barra , aporta dinamismo y movimiento que queda también refejado en el uso y la combinación de diferentes materiales con que se ha diseñado. Un tercer tema imprescindible en el proyecto, es el tratamiento de la luz natural y la estructura constructiva original. Las ventanas existentes, estaban enmarcadas con revestimiento de cartón-yeso , lo que hacía ver la entrada de luz como un cuadro limitado. Aunque no se pudieron hacer más altas las aberturas , puesto que no podíamos incidir en fachada exterior, se han construido unos marcos de hierro interiores que nos ayudan a igualar los dinteles y a crear visualmente unos ventanales mucho más altos. Para tamizar la luz natural, se han instalado unas cortinas de madera tipo venecianas, que resultan un juego de sombras muy interesante en el interior. Estas cortinas, en la terraza se solucionan a modo de toldos realizados con rastreles de madera , para poder cumplir con la normativa de anti-tabaco. El resultado estético en fachada se traduce en un conjunto de toldos pequeñitos , coincidiendo con el despiece de las ventanas , que actúan a su vez como reclamo desde el exterior. La vegetación en el espacio de terraza , es muy importante, ya que da la sensación, casi real, de encontrarte afuera. El cerramiento de esta terraza respecto al local, se ha solucionado, con grandes puertas pivotantes de cristal transparente que pueden quedar abiertas o cerradas según la época del año. Los diferentes materiales y texturas utilizados en el proyecto, compensan , por su mezcla y riqueza estética con la transparencia y nitidez de toda la extensión de la nave . De esta manera , se crea un espacio despejado y amplio , pero acogedor y cordial para el cliente. El pavimento, de madera natural, sirve como base de materiales como el hierro natural o lacado de la estantería y barras y, de las diferentes maderas utilizadas para construir las mesas y el mobiliario. En la entrada, dos grandes paneles de laca brillante, que dan el acceso a los baños de clientes, contrastan con los muros de ladrillo existente con los que se encuentra en la terraza. Esta textura de ladrillo pintado de color piedra, se repite en toda la pared de fachada, aportando un juego de texturas, naturales que contrasta con las líneas rectas de los marcos de hierro de las aberturas. El equilibrio entre los materiales protagonistas, como la madera de roble natural , el hierro en bruto, el mármol blanco y la piedra volcánica de color gris, se comparte con aportaciones puntuales más "coloristas" que se emplean en la tapicería, alfombras, o en los fondos de la estantería principal. La iluminación artificial que se ha utilizado, con focos técnicos y puntuales para todas las mesas , refuerza la imagen acogedora del local y reaviva visualmente los puntos más interesantes del proyecto; como la estantería , la barra central o la barra de pizzas, puntos , donde , además se han colocado lámparas de pantalla que potencian aún más esta idea. BAR TOMATE DF Emilio Castelar 229, Ciudad de México Equipo: Sandra Tarruella y Ricard Trenchs Responsable del proyecto: Laura Muñoz y Tatiana Barbara (México) Colaboradores: Catina Verdera Fotografias: cortesía de Grupo Tragaluz Visitar la web de Sandra Tarruella Interioristas Visitar la web del Grupo Tragaluz Leer más noticias relacionadas con Sandra Tarruella publicadas en Infurma
Share this: