Browse By

Sandra Tarruella imprime elegancia y calidez al restaurante Notting Hill Kitchen de Londres

Notting Hill Kitchen nace de la ilusión de Filipa Teixeira y Godric Walker en ofrecer un restaurante de tapas portuguesas de calidad en el barrio de Notting Hill. Para este objetivo, han contado con la colaboración del prestigioso Chef portugués Luis Baena. Sandra Tarruella interioristas ha proyectado un espacio actual, desenfadado y cálido acorde a la filosofía del restaurante y de su localización. Sandra Tarruella nos cuenta, El reto de este proyecto consistía en conseguir un espacio con carácter teniendo un presupuesto limitado. El concepto parte de simplificar la arquitectura existente a partir del color y la iluminación. Combinando elementos sencillos y usando materiales nobles, se crea un restaurante actual, desenfadado y cálido. En la zona del comedor utilizamos la pintura y la iluminación como recurso principal. Se sitúan franjas en diferentes tonos de color verde que se extienden por las paredes, techo y pavimento. Incluso los cojines de terciopelo del banco son del mismo color que la franja para realzar este efecto. Hemos escogido una iluminación más dramática en las franjas de color, manteniendo el resto de iluminación con una luz indirecta por detrás del banco y luz puntual en las mesas, para crear un ambiente nocturno. Los bancos de contrachapado de abedul y cojines de terciopelo están situados en las paredes perimetrales, para permitir agrupar y desagrupar mesas dependiendo de la necesidad. Las mesas son de nogal macizo, con pata de hierro central y pies regulables. En el reservado las mesas son de hierro y madera lacada, diseñadas para que funcionen tanto en grupo como individualmente. Las sillas debían tener un aspecto confortable y elegante, por lo que hemos seleccionado una silla de brazos de chapa de nogal y cuero negro de Ikea. Como nexo de unión y comunicación entre las diferentes salas del restaurante hemos trabajado con un elemento cotidiano que encontramos en el sótano del local, los botelleros de vino. Colocados en toda la dimensión de la pared, funcionan como celosía y ayudan a regularizar la pared existente, sin crear barreras visuales. Realizado en contrachapado de abedul, sirve como almacén de botellas de vino y soporte de mueble de camarero. Continuamos con el elemento celosía en la pared del bar para dar continuidad en diferentes salas. Se desplazó la barra hacia la entrada principal para que tuviera más presencia desde el mismo momento en que entras en el restaurante. Lo que generó la necesidad de rehacer el pavimento en parte del bar, donde se colocó microcemento del mismo color que la franja de la pared, para volver a utilizar el recurso de color. De esta manera, se integra el bar con el resto del restaurante. Una barra de apoyo en madera recuperada situada en la ventana del muro de fachada, actúa de escaparate llamando la atención del viandante. Los taburetes de nogal y cuero negro de Bensen, siguen la misma estética de todo el restaurante. En las paredes se apoyan tanto las mesas altas como los soportes de velas. Estos dos elementos están trabajados con la misma estética y material, madera de nogal y hierro. Colocados a diferentes alturas, aportan dinamismo y dan un toque desenfadado al espacio. Esta pared resulta muy atractiva debido a su iluminación cálida y su juego de volúmenes. En el exterior se han colocado macetas de barro con plantas y árboles que evocan al carácter mediterráneo. En la fachada hemos utilizado como recurso gráfico la baldosa tradicional portuguesa. Este elemento también se ha utilizado para la gráfica, haciendo un guiño a las tapas portuguesas, que son la base de la cocina del restaurante. Equipo: Sandra Tarruella y Ricard Trenchs Responsable del proyecto: Olga Pajares Colaboradores: Carla Manresa, Anabel Cortina, Albert Martin, Nuria Pla Fuente: Sandra Tarruella Interioristas Fotografías: Meritxell Arjalaguer Visitar la web de Sandra Tarruella Interioristas Leer más noticias relacionadas con Sandra Tarruella publicadas en Infurma
Share this: