·

Browse By

Tattoo Contract, en el interior del nuevo Instituto Benéfico Social Padre Rubinos de A Coruña, diseñado por Elsa Urquijo

La empresa coruñesa Tattoo Contract se ha encargado del equipamiento integral del nuevo Instituto Benéfico Social Padre Rubinos, proyectado por el Estudio de Arquitectura Elsa Urquijo y financiado por la Fundación Amancio Ortega, que ya se ha convertido en todo un referente en Europa por su orientación y adaptación de la arquitectura a las personas. A Coruña cuenta desde el pasado mes de Septiembre con la nueva Sede del Instituto Benéfico Social Padre Rubinos, financiado por la Fundación Amancio Ortega y que se ha convertido en poco tiempo en un centro de referencia en Europa por su orientación a las personas. “Se trata de una edificación que renuncia a la composición académica de fachada y la convierte en un pórtico de entrada que rodea y define de esta forma la plaza. Esto nos invita a circular por este pórtico protegido, descubriendo los diversos espacios que se vinculan a ella, creando un marco en el que la vida puede fluir y desarrollarse”, comenta Elsa Urquijo, cuyo Estudio fue el encargado de diseñar esta gran infraestructura y de convertir en realidad lo que para muchos coruñeses era un sueño, sobre todo en estos tiempos en los que las carencias de mucho hacen más presente la necesidad de todo. Con un gran equipo de profesionales, Elsa Urquijo, lideró la construcción del Instituto Benéfico, que destaca por su luminosidad y horizontalidad, en un marco de “arquitectura silenciosa, en la que el espacio habla por sí mismo”. Un centro por y para la ciudad que busca, en palabras de la arquitecta, “la escala humana, que cualquier persona se sienta cómoda, acogida y cobijada”. Vanguardia arquitectónica La vanguardia arquitectónica, con un gran condicionante emocional en el que el individuo es el centro, ha convertido a la entidad promovida por la Fundación Amancio Ortega en un espejo en el que se miran ya instituciones de medio mundo. Todo en Padre Rubinos se encuentra dentro del mismo engranaje, y ha sido la empresa coruñesa Tattoo Contract la encargada de dar latido al corazón de la nueva institución. Tattoo Contract es una compañía de referencia mundial en el equipamiento de hoteles, oficinas, retail, espacios públicos y geriátricos. Precisamente, esta experiencia acumulada tras haber liderado numerosos proyectos internacionales, le ha llevado a acondicionar Padre Rubinos de manera exclusiva, plasmando en cada rincón su sello de identidad: innovación, calidad y eficiencia. Como indica su presidente y CEO, Pablo García-Bodaño, “sin perder de vista a las personas, sus necesidades y hecho a medida de los usuarios”. Y es que la empresa ha cuidado hasta el más mínimo detalle en el equipamiento integral del centro. El equipo Tattoo, destaca por la calidad y agilidad en el desarrollo de obras de envergadura y, muy especialmente, en geriátricos. Esa capacidad de dotar a todas y cada una de las áreas con los materiales idóneos sin perder de vista la calidad, hace de Tattoo una empresa no solo capaz de ejecutar y desarrollar proyectos, sino también de entender las necesidades de las personas. “Los usuarios y sus circunstancias tienen que definir nuestro proyecto”, alude el presidente de la compañía. Agilidad en el desarrollo de proyectos El equipamiento del centro Padre Rubinos de A Coruña se ha gestionado en apenas un año. El equipo de Tattoo Contract construyo un traje a medida para el concepto de gran infraestructura que el Estudio de Elsa Urquijo proyectó. Para ello, se utilizó mobiliario de primera calidad, teniendo en cuenta las características del usuario. Este proyecto ha supuesto un paso cualitativo y cuantitativo en el futuro de la empresa que dirige Pablo García-Bodaño. “Hemos mantenido la estética, siempre respetando la normativa propia de cada espacio”, apunta. Todos y cada uno de los objetivos y materiales que cualquier persona se pueda encontrar en el centro responden a un cómo y a un porqué. Tattoo se distingue por los pequeños detalles, y es que los juegos y el material con el que se dotó a la escuela infantil que alberga Padre Rubinos han sido seleccionados en base al binomio diseño-funcionalidad. El futuro de Tattoo Contract pasa por la ejecución y desarrollo de proyectos en los que el acondicionamiento dé un paso más y se dirija a las personas y sus necesidades, convirtiéndose de esta manera en una de las pocas empresas españolas orientadas al desarrollo de proyectos contract de carácter emocional. Información e imágenes cedidas por cortesía de Tattoo Contract Visitar la web de Tattoo Contract
Share this: