Browse By

Un nuevo concepto de restaurante nace en los aeropuertos con Pepito Grillo, diseñado por Sandra Tarruella Interioristas

El grupo Áreas, compañia internacional y lider en Food & Beverage y Travel Retail, encarga a Sandra Tarruella Interioristas el diseño de un nuevo restaurante que huyera de la imagen de comida rápida típica del aeropuerto para degustar una carta elaborada donde los platos la brasa y ensaladas son los protagonistas junto a una surtida carta de vinos, así nace Pepito Grillo en la Terminal T4 Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Así nos lo cuenta Sandra Tarruella Interioristas, Este proyecto nace de la invitación de Áreas, compañia internacional y lider en Food & Beverage y Travel Retail, a colaborar en un nuevo concepto de restauración que se diferenciara en estetica y servicio de su cartera de proyectos, participando asi en el concurso de AENA del 2012 para la gestión de los establecimientos del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. La localización en la segunda planta del aeropuerto era un antiguo restaurante del grupo de 600m2, próximo al acceso del puente aereo y la sala vip. Debido a esta localización, el perfl al que destinaba este nuevo servicio era publico ejecutivo del puente aereo y a los profesionales del aeropuerto. El encargo era crear un espacio que huyera de la imagen de comida rápida del aeropuerto para invitar a este perfl de cliente a degustar una carta elaborada donde los platos la brasa y ensaladas serian los protagonistas junto a una surtida carta de vinos. Para este nuevo proyecto el Equipo Sandra Tarruella desarrolló la reforma integral trabajando con volumenes altos de comunicación diseñados a partir de una composición de revestimientos, asi como un juego topográfco de niveles que ayudaban a organizar y jerarquizar el espacio en las zonas de comedor y las zonas de cocina o servicio. El principal reto era dinamizar y potenciar la preparación de los platos y la exposición de los productos para diferenciarse en los estándares de calidad del resto de competidores e invitar a entrar. La estrategia fue repartir la preparación de caliente, frio y postres, asi como bebidas, en varios puntos del espacio para polarizar la actividad y su atractivo. Para ello se aprovechó la localización de la cocina vista caliente pero se creó una nueva zona para ensaladas y postres, una nueva barra de mármol blanco pais para las bebidas y cafes, asi como una estanteria de hierro, madera y deployé para la exposición y almacenamiento de vinos. La cocina vista existente se mejoró con unos nuevos mostradores de granito negro que albergaban nuevos puntos de preparación y servicio, pero a su vez se introdujo una nueva barra integrada de madera y hierro para aquellos clientes que quisieran disfrutar del showcooking de la brasa. Esta parte central de todo el proyecto y corazón del negocio se coronaba con una gran estructura de perfles de hierro y unos paneles de materiales como la madera recuperada, el vidrio impreso retro iluminado, el cemento, la malla deployé de hierro retro iluminada y pantallas de comunicación para los platos especiales. Este tótem en altura servia como hito dentro del aeropuerto y soporte para la rotulación en letras de madera recortada sobre los paneles retro iluminados. Esta misma solución mural tambien se aplicó en el lateral del restaurante más cercano al control de pasajeros del puente aereo para reforzar su presencia y comunicarse con los clientes, junto con una zona más pequeña de comedor. Sobre un pavimento de gres porcelánico gris de 1x1m que recorria todo el espacio de acceso y de cocina se elevó una nueva plataforma de madera de roble teñido a tono de carbón que albergaba los comedores. Esta nueva zona se organizaba en pequeñas áreas separadas por bancos corridos de cuero y cemento donde la madera del suelo se disponia en sentidos opuestos creando un juego de lamas que a su vez subia por la pared y creaba un mural de madera como telón de fondo. En estos nuevos comedores, asi como en la barra de bebidas o en la de caliente se dispusieron las sillas y taburetes en distintos acabados de madera y cuero conjuntados con mesas o barras con sobres de roble. Tambien se diseñaron muebles de camareros de hierro y roble. Tanto en el frente del local como en toda la zona de comedores se instalaron unos pórticos de hierro que actuaban a veces de barandilla, zonifcando los limites o las distintas zonas pero sin interferir en la percepción global del espacio, y otras veces creaban la falsa ilusión de techos que discurrian sobre los comedores potenciando la altura y reforzando la iluminación. Para contrastar con esta iluminación más técnica se introdujeron nuevas lámparas de madera con pantalla distribuidas aleatoriamente sobre las repisas de los bancos y barras. Ficha Técnica Proyecto: RESTAURANTE PEPITO GRILLO Abril 2014 Ubicación: Terminal T4 Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas Proyecto: Sandra Tarruella Interioristas Responsables del proyecto de interiorismo: Ricard Trenchs y Olga Pajares. Colaboradores: Anabel Cortina, Laura Muñoz, Carla Manresa y Albert Martín Cliente: Áreas Fotografía: Meritxell Arjalaguer Información e imágenes facilitadas por cortesía de Sandra Tarruella Interioristas Leer más noticias relacionadas con Sandra Tarruella publicadas en Infurma
Share this: