Browse By

Estudi vilablanch lleva a cabo el proyecto de interiorismo de unas viviendas que evolucionan en función de las necesidades de sus habitantes

El Estudio vilablanch, que acaba de ser escogido para llevar a cabo la rehabilitación de la conocida Casa Burés, en Barcelona, presenta una metodología de trabajo que permite avanzarse a las necesidades de los usuarios. El diseño interior de las casas se adapta a nuevas formas de vida. Solvia ha construido en Llavaneres 10 casas unifamiliares preparadas para adaptarse a nuevas formas de vida y familias más dinámicas. Tras una estrecha colaboración entre el departamento de innovación de Solvia y el Estudio vilablanch se ha llegado a una solución que permite acoger posibles cambios de uso en los espacios sin tener que hacer obras porque tanto los forjados como las instalaciones están pensadas para varias configuraciones del espacio. Elina Vilà y Agnès Blanch, artífices de la propuesta conceptual del diseño interior, estudiaron ejemplos fallidos de anteriores de viviendas pensadas para ampliarse. La optimización de las plantas y la distribución ha sido siempre una preocupación básica de vilablanch. Y tras comisariar en 2014 una exposición sobre un proyecto inédito de José Antonio Coderch, llamada “La Herencia”, en el que el arquitecto trabajó con la idea de crear viviendas ya preparadas para expandirse o contraerse, actualizaron algunas de sus ideas. El Estudio vilablanch ha pensado el interior para crecer con el usuario, ya que cada familia puede decidir cuántas habitaciones tiene y quiere, en función de su estilo de vida. Para lograr nuevas distribuciones y divisiones de espacios no hace falta hacer ningún derribo, sólo es preciso levantar tabiques y situar estratégicamente piezas de mobiliario. La casa puede disponer de hasta cinco habitaciones que se pueden destinar a usos diversos, como dormitorio, estudio, despacho, taller... y que se pueden organizar a lo largo del tiempo según las necesidades de cada familia. Para entender mejor como la casa puede adaptarse a sus propietarios, los compradores tienen a su disposición los planos de las diferentes distribuciones posibles, que permiten crear hasta cinco habitaciones. Otra de las novedades que ofrecen estas viviendas en Llavaneres es un servicio de asesoramiento de interiorismo para acompañar al futuro usuario en la configuración de los espacios y así poder decidir, junto a profesionales, cómo se va a usar la casa y adaptarla en función a cada opción. Se ha desarrollado una propuesta de acabados y materiales que dotan a las viviendas de una calidad de hogar. Se ha optado por dejar el hormigón a la vista intencionadamente, ya que era un elemento esencial del proyecto. Entregar la vivienda con acabados de hormigón “desnudo”, forma parte de la flexibilidad que caracteriza a la vivienda, ya que ofrece a los clientes la posibilidad de poderlas vestir cómo y cuándo deseen (con parquet, alfombras, baldosas…). Las paredes de la fachada, los techos, las puertas, las divisiones interiores y las divisiones de la escalera se han pintado de un color blanco roto, para crear un sutil contraste con el color del hormigón. Se ha elegido  una escalera de estructura metálica con peldaños de madera de roble macizo y con un diseño ligero para conectar visualmente toda la planta. Toda la propuesta lumínica se plantea con objetos luminosos exentos en paredes y techos, debido a que la estructura de hormigón no es perforable. Toda la elección de luces y lámparas se ha elegido buscando dar un ambiente cálido a las distintas estancias, para rebajar la sensación industrial del hormigón. Para el mobiliario, se han elegido piezas de color blanco y madera de roble para contrastar con los elementos arquitectónicos. Estudio vilablanch Tras más de 15 años, vilablanch se ha consolidado como un estudio de interiorismo de referencia en la ciudad Condal. Está formado por un equipo multidisciplinar y multilingüe de interioristas y arquitectos que bajo el liderazgo de Elina Vilá y Agnès Blanch, socias fundadoras del estudio, ha desarrollado numerosos proyectos de interiorismo y que actualmente está al cargo de la rehabilitación de la Casa Burés en Barcelona. El estudio está especializado en restauración de viviendas con alto valor arquitectónico y patrimonial y en consultoría de interiorismo para promotoras, además de ser uno de los pocos estudios de renombre que ofrece un servicio total en el que se hace cargo del proceso completo de un proyecto, desde la concepción y el diseño hasta la ejecución total de la obra. Entre sus clientes se cuentan Sony, Carolina Herrera, Solvia, Grupo Puig, Gallina Blanca, Mediapro o Álvaro Palacios.

Fotografía de María Comas

Fuente: Estudio vilablanch Imágenes de los interiores de Eugeni Pons Visitar la web de Estudio vilablanch
Share this: