Browse By

Viccarbe Home: soluciones contemporáneas para espacios residenciales

El diseñador Pepe Cosín ilustra los aspectos principales a tener en cuenta cuando se realiza un proyecto de interiorismo para el hogar. Espacio, luz y uso Fundamentalmente, los condicionantes para proyectar el amueblamiento de una casa son tres: espacio, luz y uso. Es primordial estudiar bien el espacio con el que contamos, la disposición de las estancias, de cómo está iluminado, si posee mucha o escasa luz natural, algo que ya nos proporciona datos sobre los que trabajar. Además, es fundamental conocer quién va a habitar ese espacio, cuáles son sus prioridades, cómo van a desarrollarse sus actos cotidianos. También es necesario tener en cuenta los elementos previos, tanto estructurales (pilares, altura de techos...) como de materiales (suelos, color de paredes , ornamentos,...). En base a todas estas premisas, el criterio para aconsejar al cliente será siempre la funcionalidad. Creemos en la belleza de los objetos a través de su servicio a la función. Ejemplos de funcionalidad Pensamos que una buena elección de piezas y su ubicación correcta es el mejor criterio para lograr funcionalidad. Siempre es mucho mejor tener pocos muebles, pero perfectamente pensados y armonizados, que una saturación de elementos que puedan distorsionar el conjunto y den sensación de acumulación, algo que nunca resulta confortable. Una mesa de comedor redonda u ovalada puede, por ejemplo, resultar mejor elección que una rectangular cuando disponemos de un espacio reducido pero cuadrado, y necesitamos albergar a un buen número de comensales con espacio de circulación. En cambio, una mesa rectangular de líneas sencillas y limpias será la más lógica cuando el espacio es alargado y se desea aligerar visualmente. Versatilidad Mediante un adecuado estudio de espacios y de usos frecuentes, es posible elegir las piezas de mobiliario que resulten más versátiles y puedan desarrollar una multiplicidad de funciones. Por ejemplo, podemos utilizar un espacio de paso para ubicar una biblioteca o un armario vestidor. Se puede utilizar una pieza de relax, una butaca o un sofá, como separador de ambientes o combinar un comedor y un espacio de lectura, en un mismo salón sin perder luz natural. Los espacios de trabajo en casa, cada vez más habituales, requieren elegir piezas que puedan funcionar en una habitación como pequeños escritorios o consolas para ubicar objetos de uso cotidiano. En los hogares contemporáneos es también muy frecuente la eliminación de barreras en cocinas y comedores o salones. Hay que tener en cuenta muchos aspectos, tanto formales como de revestimientos y materiales, para que conjugar varios usos resulte factible y armonioso. Colores y acabados Es claro que la elección de color juega un gran papel en la imagen global de un espacio.Del blanco en todas sus variantes, paulatinamente se han ido incorporando otros tonos, casi siempre neutros, en gradación desde los más fríos a los cálidos. El diseño contemporáneo hace perder el miedo a colores más atrevidos, aunque casi siempre se reservan para su empleo en pequeñas dosis, unos paramentos aislados, o en elementos móviles y fácilmente intercambiables, como sillas, pufs o mesitas auxiliares. Por otro lado, el empleo de maderas en muebles, revestimientos y suelos aporta siempre la parte cálida y limpia del imaginario nórdico. Al fin y al cabo, cada proyecto dicta de algún modo los materiales, acabados y colores que requiere para cobrar auténtico sello personal. Fuente: Viccarbe Leer más noticias relacionadas con Viccarbe publicadas en Infurma Visitar la web de Viccarbe
Share this: