Browse By

Los nórdicos protagonistas de las camas invernales: cómo elegir el más conveniente

La manta ha sido tradicionalmente la gran protagonista de nuestro descanso invernal pero de un tiempo a esta parte el nórdico ha ido ganando protagonismo por su ligereza, calidez y confortabilidad, hasta el punto,  que la proporción actual de consumo es 65% edredones nórdicos frente al 35% mantas. Las razones hay que buscarlas en la textura, ligereza y calor que proporcionan,  abrigan tanto o más  que las mantas pero son más cómodos y ligeros. Cuando dormimos nuestro cuerpo se encuentra más desprotegido frente a las bajas temperaturas por lo que necesitamos algún elemento que nos proporcione calor. La naturaleza fue sabia al dotar a los pájaros de plumas que cubren su cuerpo y les protegen de manera natural del frío. Precisamente por ello en Resuinsa utilizan este material para el relleno de los edredones nórdicos. El relleno de su edredón marca la diferencia y es fundamental según el entorno en el que lo vayamos a utilizar porque define su poder aislante. Un edredón puede estar relleno por fibra hueca siliconada (imita a la pluma y el plumón, son transpirables y con tactos muy buenos) la principal ventaja se encuentra en que estos edredones se pueden lavar en la lavadora. Otro relleno bastante habitual es el de pluma/plumón son los mejores aislantes térmicos que proceden de la naturaleza. Como pesa poco y ocupan bastante, la pluma crea una cámara de aire que aísla la temperatura del cuerpo exterior. A la hora de la compra Para encontrar el edredón nórdico perfecto tendrás que tener en la temperatura ambiente y  hacerte una serie de preguntas. ¿Soy friolero? ¿A mitad de la noche me despierto tiritando de frío? ¿O me suelo destapar asado de calor? Respondiendo a estas cuestiones encontrarás el edredón perfecto y conseguirás un buen descanso. Hay modelos diferentes, más gruesos para el invierno y delgados para épocas de calor. Incluso Resuinsa tiene el modelo Dúo, conjunto de dos nórdicos con gramajes distintos unidos con corchetes, para que en función de la temperatura se utilicen por separado o los dos a la vez. El Instituto Tecnológico Textil, AITEX  certifica la resistencia térmica de los edredones nórdicos fabricados por la empresa Resuinsa, lo que garantiza la confortabilidad del producto. De esta manera Resuinsa puede validar la calidez de estos productos y dar respuesta a sus exigentes clientes europeos. La resistencia térmica de este producto se mide a través de un valor llamado TOG, según la norma UNE-EN 31092:2006.Cuanto más elevado sea el valor TOG más calidez presenta este producto y más confortable es.  Actualmente, el confort de una prenda es una de las propiedades más valoradas por el consumidor final, hasta tal punto que incide, de una manera u otra, en el proceso de compra y en el valor que el cliente le otorga al artículo textil pues un artículo textil ha de ser confortable, si no lo es, tiende a quedar en desuso. Fuente: Resuinsa Leer más noticias relacionadas con Resuinsa publicadas en Infurma Visitar la web de Resuinsa
Share this: