·

Browse By

El gigante sueco, Ikea, llega a Valencia para quedarse

Ayer tarde convergían en el hotel Westin de Valencia el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, y el especialista en industria del mueble valenciano, Mario Mariner Tamarit, invitados por el club empresarial Moddos para debatir en torno a la apertura de IKEA en septiembre de 2014. Un hecho trascendente capaz de influir en los hábitos de compra, que afecta directa e indirectamente  a los sectores del mueble, el diseño, el interiorismo… al modelo de vida contemporáneo. El foro de opinión sobre IKEA despejó muchas dudas sobre el inminente proyecto. El alcalde de Alfafar destacaba el compromiso del municipio con la firma sueca, además de la oportunidad que supone para los comercios del parque y los desempleados de la zona con la creación de 400 puestos de trabajo. El estreno de la multinacional en la Comunitat Valenciana ha estado desde su inicio rodeado de rumorología desde 2005. Adsuara retomaba la iniciativa al principio de su mandato en 2011 en el que la multinacional vuelve a ponerse en contacto con Alfafar, que había llegado a un punto de estancamiento. Han sido dos años y medio de negociaciones muy duras, destacando la importancia de la discreción para no caer en el error de vender la esperada noticia sin tener la certeza de que ocurriría. O las difíciles negociaciones con los diferentes terratenientes en conflicto con las leyes de acequias o los tramites con el Tribunal de las Aguas... Adsuara explicaba el proceso de adaptabilidad al que se sometió todo el equipo administrativo del Ayuntamiento para adaptarse a la forma de trabajar sueca: jornadas exhaustivas, sin horarios, festividades y sin pausas hasta que el trabajo estuviese terminado. Una rutina productiva muy distinta a la acostumbrada en España y que ha requerido tanta  predisposición como proactividad para que los inversores y empresas de la localidad puedan trabajar codo con codo con IKEA. Consistencia, optimismo y compromiso son otras de las premisas que Juan Ramón destacaba como clave para la elección de Alfafar como anfitrión, “cuenta mucho lo humano, y no solamente lo técnico”. Mario Mariner, consejero y advisor internacional de Tattoo Contract, afirmaba que IKEA es una excelente oportunidad para proveedores europeos, además de no suponer una amenaza para el comercio local puesto que se encuentra en otro nicho de mercado: “Los industriales valencianos no podemos dejar escapar la oportunidad de participar en este fenómeno de negocio y ofrecerle nuestros productos”. Por su parte, el alcalde ha manifestado que los comerciantes de los alrededores están deseando que llegue el momento de la apertura porque atraerá numeroso público a la zona. Los ciudadanos también son optimistas y ven la instalación de la multinacional en su municipio como una oportunidad de trabajo para muchos desempleados. Los atascos en las carreteras colindantes al centro comercial es otro de los temas que preocupa a muchas familias y, aunque se ha construido un puente de acceso y dos carriles más por las vías de servicio, Adsuara ha dicho que colapsos “siempre ha habido”. “Los primeros meses serán posiblemente un caos porque las expectativas son muy grandes, pero lo es en cualquier apertura o día de rebajas”. En definitiva, la tarde de ayer sirvió para acercar un poco más este gran proyecto de superficie comercial a los ciudadanos y hacerles partícipes de toda su historia. Cabe destacar que desde el Ayuntamiento de Alfafar se están llevando a cabo herramientas de preparación profesional orientada a este tipo de superficies para los desempleados del municipio, no sólo destinado a IKEA sino a cualquier empleo en este sector que es predominante en la localidad. Fuente: Moddos
Share this: