Browse By

La nueva sede de la Fundación Botín en Madrid, por MVN Arquitectos

La Fundación Botín ha establecido su nueva sede en Madrid eligiendo para ello un emplazamiento único en un edificio industrial de 1920, que durante años fue la fábrica de platerías Luis Espuñes, y más tarde la tienda de Vinçon en Madrid. El proyecto ha sido realizado por MVN arquitectos, estudio formado por Emilio Medina García y Diego Varela de Ugarte. La singularidad de su emplazamiento ha sido una fuente de oportunidades para conseguir un espacio de referencia en el que se recuperan valores de la nave original que tratan de devolver a este espacio la esencia de su carácter industrial, en consonancia con la esencia misma de la actividad de la Fundación como motor de desarrollo del talento. La luz natural entra de nuevo por todo el edificio, que permanecía oscuro tras su último uso, y se trata como argumento principal de la intervención arquitectónica. No sólo se recuperan huecos en fachada antes tapiados, o lucernarios que existieron y que hasta ahora permanecían cerrados; también la estructura interior se recorta para conectar las dos plantas principales con un atrio en el vestíbulo de acceso, donde la luz conducida y la vegetación natural imprimen carácter y personalidad propia a este lugar de encuentro. El edificio ahora deja leer su historia al descubrirse la estructura original de acero y fábrica de ladrillo, a veces transformada en actuaciones anteriores, y exponerse abiertamente junto con los acabados de nueva ejecución, principalmente en madera de roble, acero y vidrio. La planta baja acoge las actividades destinadas al público, y se configura como un espacio diáfano modulable y flexible mientras que la planta primera se destina a uso interno para las áreas de gestión de la fundación. Las dos zonas quedan ordenadas en torno al nuevo hueco abierto y la linterna que corona este espacio sobre el atrio. La madera natural aporta calidez a este espacio, revistiendo suelos, paredes y techos. El techo de la planta baja está formado por lamas longitudinales de madera maciza de roble rojo estadounidense que también recubre parcialmente los pilares de acero. Por su parte, las puertas y panelados en paredes, así como el revestimiento del tabique móvil se han chapado con madera de roble europeo. Especie que también se utiliza para el suelo de la planta baja y de la planta primera. La linterna y el peto del hueco sobre el atrio se han resuelto con listones de madera de roble rojo estadounidense y estructura auxiliar de acero. En todos los casos, techos, paredes y suelos, el acabado superficial de la madera es un aceite de propiedades incoloras que resalta la textura de la madera sin alterar su tono natural, aspecto fundamental para mantener el carácter del nuevo espacio. Para Diego Varela “la utilización de la madera de roble ha sido fundamental para acentuar intencionadamente el contraste entre lo existente, el ladrillo, y lo nuevo, ejecutado principalmente en madera”. Y añade “aunque barajamos diversas especies finalmente optamos por el roble ya que aunaba las características de dureza y calidez que buscábamos para este singular proyecto”. FICHA TECNICA Arquitectos: Diego Varela de Ugarte y Emilio Medina García  MVN Arquitectos (www.mvn-arquitectos.com) Cliente: Fundación Botín Colaboradores: Alfonso García del Rey, Laura Sánchez, María Pascual y Alicia Castilla, arquitectos Arquitecto Técnico: María Lamela Martín Interiorismo y decoración: Juan Luis Líbano Consultores: Ingenor, estructuras e instalaciones  Luis Vallejo Estudio de Paisajismo Project Manager: Santander Global Facilities Construcción: Ferrovial Carpintería de madera: - Techo planta baja y lucernario: Moinsa - Suelo: Parquets Román S.L. - Paneles en paredes y puertas: Teisa Fotografía: Alfonso Quiroga (fotógrafo). Fundación Botín (copyright). Fecha de terminación de la obra: 2012 Plazo de ejecución: 8 meses Superficie de actuación: 1.541,95 m2 Presupuesto final contrata: 1.784.000€ EL ROBLE ROJO ESTADOUNIDENSE El color de la albura del roble rojo varía desde blanco hasta marrón claro. El duramen es marrón rosado rojizo. En cuanto a su aspecto general, la apariencia de la madera es similar a la del roble blanco pero con el veteado ligeramente menos pronunciado. La fibra es, por lo general, recta y la textura gruesa. Tiene una excelente disponibilidad como madera serrada y como chapa de madera y en una amplia gama de calidades y especificaciones. La madera de roble rojo es dura y pesada, con una rigidez y una resistencia a la flexión medias. Su resistencia a la compresión es alta. Es muy adecuada para el curvado con vapor. La madera de roble rojo se mecaniza, clava y atornilla bien. Se tiñe y pule bien hasta obtener un buen acabado. Su bonito aspecto y su gran disponibilidad hacen que esté siendo escogida, cada vez más, por arquitectos y diseñadores para aplicaciones en mobiliario, carpintería y pavimentos de madera en los mercados de exportación de todo el mundo. Fuente: AMERICAN HARDWOOD EXPORT COUNCIL (AHEC) Leer más noticias relacionadas con AHEC publicadas en Infurma Visitar la web de AHEC
Share this: